Buscador

Lunes, 06 Mayo 2019 10:54

FRANCISCO ALONSO Presidente de CONAIF

foto entrevista base conaifFrancisco Alonso es el nuevo presidente de CONAIF que sucede en el cargo a Esteban Blanco, tras sus ocho años de mandato. Alonso a su vez es el presidente de ASEIF de Valencia.

 

 

En primer lugar nuestra enhorabuena por su nombramiento. El sector actualmente está inmerso en unos cambios  de legislación y normativas importantes lo que obliga al profesional instalador a adecuarse continuamente. Pero bajo nuestro punto de vista  hay tres factores fundamentales pendientes de resolver en la profesión: Formación -  Intrusismo  - Nuevas Tecnologías. ¿Cómo afrontan desde la Confederación estos tres temas?

Muchas gracias en primer lugar. En cuanto a los tres factores que señala, considero que efectivamente son fundamentales para el instalador. 

Respecto a la formación, los instaladores necesitamos reciclarnos profesionalmente a través de una formación especializada que permita conocer las innovaciones tecnológicas, sus aplicaciones y formas de instalación. Y al mismo tiempo nuestras empresas necesitan incorporar personal cualificado, formado adecuadamente, que a día de hoy es muy complicado encontrar. Desde CONAIF vamos a trabajar en ambas direcciones.

Por otra parte, el intrusismo es el factor que más daño hace a las empresas instaladoras legalmente establecidas pues nos quita el trabajo de una forma irregular e ilegítima. Y no hemos logrado que disminuya. Reclamaremos a las distintas Administraciones del Estado un mayor control de la actividad que permita detectarlo, luchar contra él y favorecer a los instaladores habilitados y legamente establecidos.

Y en cuanto a las nuevas tecnologías, que entre las empresas instaladores no cuentan con la implantación y predicamento que tienen en otros sectores de actividad, en CONAIF nos hemos marcado el objetivo de acercarlas a todo el colectivo, pues contribuirán a mejorar la competitividad de nuestras empresas y a situarlas en el entorno digital, algo muy necesario hoy en día. Vamos a analizar las posibilidades que ofrecen a pymes y autónomos, y a realizar un sondeo posterior para conocer su grado de implantación; después podremos tomar decisiones al respecto.

¿Cómo ve el futuro de los profesionales de las instalaciones  a corto y medio plazo? 

Es importante destacar que la demanda de trabajadores cualificados por parte de las empresas instaladoras se ha multiplicado respecto a los años de la crisis y que la tendencia es que siga aumentando de cara a los próximos años. Actualmente nos encontramos con el problema de que la demanda de este tipo de profesionales es superior a la oferta del mercado, por lo que la formación aparece como prioritaria y clave para el futuro de la profesión instaladora y los instaladores profesionales.

Al mismo tiempo, la eficiencia energética y las nuevas tecnologías marcarán la evolución del sector. Un sector que tendrá que apostar por la calidad de las instalaciones, la seriedad y responsabilidad en el trabajo, la colaboración con otras entidades que permita desarrollar proyectos de distinta envergadura y una dedicación multidisciplinar que diversifique el negocio de los instaladores y minimice riesgos.

¿Cree que la formación que reciben los futuros instaladores actualmente, les prepara para afrontar los nuevos retos?

La formación tiene que evolucionar e ir adaptándose a la realidad de cada momento porque la tecnología está en continua evolución y la reglamentación igual; cambia con frecuencia introduciendo novedades en cuanto a la forma de trabajar del instalador, las habilitaciones, los materiales autorizados y el tratamiento de los residuos, por ejemplo. Y cada cambio sustancial que se produzca requerirá de un programa formativo actualizado que sirva al instalador para ponerse al día.

El continuo cambio de normativas se supone beneficiosa para el sector y la seguridad ¿Cree que también indirectamente de alguna manera puede frenar el intrusismo?

En determinados casos sí, como el del Real Decreto 115/2017 que confía en las empresas instaladoras habilitadas, pero no siempre ocurre. Por ejemplo, en el caso de la fontanería el cambio normativo que suprimió el carné profesional en la mayoría de las comunidades autónomas lo que ha venido a traer es un incremento notable del intrusismo profesional que perjudica gravemente a las empresas instaladoras legalmente establecidas. 

Lo que pedimos es que cada vez que se modifique un reglamento técnico, desde el Ministerio correspondiente se tenga en cuenta la opinión de CONAIF como representante mayoritario de los instaladores españoles. Generalmente es así pero en el caso de la fontanería no lo fue.

Me gustaría señalar respecto a la normativa que hay dos cuestiones que desde CONAIF consideramos que son clave para el futuro del instalador: la unidad reglamentaria, así como la vigilancia y el control de su cumplimiento por parte de las autoridades.

La existencia en España de casi 17 regulaciones distintas, una por cada comunidad autónoma, en áreas como la del gas o la fontanería supone un verdadero quebradero de cabeza para las empresas instaladoras que trabajan en diferentes provincias. Por eso reclamamos la unificación de criterios en torno a los reglamentos que afectan a la actividad instaladora. 

La digitalización también es uno de los retos que afrontan en su sector ¿Cómo asumen estos cambios las generaciones veteranas?

La era digital ha llegado para quedarse. Ninguna empresa que pretenda ser competitiva puede ser ajena hoy en día a esta realidad. Así que las generaciones más veteranas tendrán que adaptarse irremediablemente al cambio que implica la transformación digital porque de lo contrario dejarán de ser competitivas. 

Y ahí las organizaciones empresariales como CONAIF tenemos campo donde actuar, ejerciendo una labor informativa y de concienciación al instalador veterano que puede ser determinante. 

Visto 59 veces