Imprimir esta página
Miércoles, 18 Diciembre 2019 11:47

SOLUCIONES ROOFTOP para ofrecer calefacción central a un edificio de 28 viviendas

PRO19 ARTICULO 9 FOTO 0En instalaciones de calefacción central, donde hay que renovar las instalaciones pero por alguna razón no es posible ubicar las calderas en el sótano, la mejor solución es utilizar las cubiertas del edificio

 

PRO19 ARTICULO 9 FOTO 1

 

Los rooftop permiten hacerlo con todas las garantías de calidad, seguridad y confort que los vecinos necesitan. Como muestra, la de este edificio de viviendas situado en Madrid, donde la instalación realizada por Remica funciona a pleno rendimiento.

En edificios con calefacción central, es frecuente que con el tiempo se deba afrontar la renovación o reforma de su sala de calderas. Sin embargo, hay ocasiones en las que esta reforma se vuelve más compleja ya que, por cuestiones técnicas o por normativas, es inviable hacerlo en los niveles inferiores del edificio.

¿QUÉ SE PUEDE HACER EN ESTOS CASOS?

Lo mejor es trasladar la central térmica a la cubierta del edificio gracias a una solución rooftop. Este generador de calor para cubiertas (GCC) no sólo permite salvar obstáculos propios del edificio y adecuar las instalaciones a normativa, sino que además tiene la ventaja de que se liberan espacios comunes a los que las comunidades de propietarios pueden dar otro uso.

Un buen ejemplo de este tipo de situaciones es la actuación llevada a cabo por Remica en un edificio de 28 viviendas del distrito madrileño de Chamartín, con casi 4.000 metros cuadrados de superficie calefactada, en la que era necesario renovar la sala de calderas. Una reforma en la que también se aprovechó para realizar un cambio de combustible, pasando de usar gasóleo a utilizar gas. 

SITUACIÓN PREVIA

Una de las circunstancias que más determinaron el proyecto fue que la nueva central térmica, debido a la normativa vigente, no podía situarse en el mismo emplazamiento que la anterior, ya que se encontraba en un segundo sótano. Por este motivo, se decidió trasladarla a la cubierta del edificio mediante un sistema rooftop.

Se utilizó un armario modular de chapa de acero con tratamiento especial para exterior, aislado y rematado con las mejores calidades del mercado, en cuyo interior se situaron calderas murales de condensación.

Las calderas de condensación a gas son altamente eficientes ya que su tecnología permite aprovechar el calor de condensación del agua de los humos. Así pueden lograr un rendimiento energético hasta un 30% superior respecto a las calderas tradicionales.

Las mayores ineficiencias energéticas de las calderas se deben a las pérdidas de calor sensible por los humos (ghs) que son directamente proporcionales a la temperatura de estos. Dado que la tecnología de condensación reduce la temperatura de los humos, también se minimizan, de manera muy notoria, estas pérdidas energéticas en las calderas de condensación, incrementando el rendimiento estacional de estas.

Por todo ello, las calderas de condensación a gas son más respetuosas con el medio ambiente ya que registran un consumo energético muy bajo con respecto a otras tecnologías. A menos combustible consumido, menos emisiones de gases contaminantes a la atmósfera.

VENTAJAS DEL ROOFTOP

El aspecto más reconocible del generador de calor para cubiertas o rooftop es el contenedor, que es la estructura exterior que protege los equipos de las agresiones del ambiente exterior. 

Este armario ha sido diseñado por los ingenieros de Remica, para dar respuesta a las necesidades reales de las instalaciones, se ha realizado con las mejores calidades de materiales y cuenta con las homologaciones pertinentes. Está realizado en chapa de acero con tratamiento anticorrosión, de alta resistencia mecánica y está recubierto con un revestimiento que ejerce de aislamiento térmico y acústico.

Además cuenta con puertas abatibles para poder acceder desde el exterior a cualquiera de los elementos que conforman la instalación.

Desde el punto de vista técnico, el sistema rooftop presenta múltiples ventajas: se atiene a los máximos estándares de seguridad y no necesita ventilación forzada ya que la ventilación es natural. El peso por metro cuadrado es muy bajo ya que los depósitos de acumulación se siguen instalando en los niveles inferiores del edificio. Además, los equipos cumplen con la normativa medioambiental y cuentan con los correspondientes elementos antivibratorios que evitan los ruidos y vibraciones a las viviendas superiores.

A continuación, pasaremos a detallar los componentes de los rooftop de Remica.

LAS CALDERAS

El generador de calor para cubiertas que instala Remica está formado por grupos modulares de condensación compuestos por calderas independientes con potencias equivalentes entre 66,9 kW y 104,9 kW.

 

PRO19 ARTICULO 9 FOTO 3

 

CIRCUITO HIDRÁULICO

El circuito hidráulico del rooftop está formado por conducciones hidráulicas protegidas contra la corrosión, y las conducciones de ida y de retorno se han aislado térmicamente con acabados en aluminio. 

Dispone de termómetros y manómetros según estipula la normativa, purgadores automáticos de aire, toma para el vaciado con llave de corte y llaves de corte en los módulos del equipo autónomo en ida y retorno. 

INSTALACIÓN DE COMBUSTIÓN

Las calderas del rooftop van equipadas con un quemador de premezcla y tecnología inverter, con encendido electrónico preparado para combustionar gas natural con un amplio rango de modulación 1:9 que permite reducir los encendidos y apagados de la caldera, proporcionando un funcionamiento muy eficaz y silencioso.

De ese modo, el sistema registra bajas emisiones contaminantes: <35 mg/kWh de NOx y <25 mg/kWh en CO. 

También incorpora intercambiador de calor monotérmico de acero inoxidable. 

Sistemas de seguridad

El rooftop es un sistema fiable al cien por cien. Cuenta con los siguientes sistemas de seguridad:

Depósito de expansión cerrado de 35 litros. 

Válvulas de seguridad taradas a 4 bar.

Sistema de detección de fugas.

Termostato de seguridad.

Presostato de calefacción.

Protección anti-heladas.

Seguridad del circuito estanco por control del aporte del aire. 

INSTALACIÓN ELÉCTRICA

El rooftop cuenta con un armario general empotrado en el panel frontal del generador de calor para cubiertas que está dotado de mecanismos de protección (diferencial y magnetotérmica), de mecanismos de corte y de mando de los equipos. Y también dispone de un interruptor de emergencia en el exterior del rooftop. La toma de corriente está en el cuadro general.

Incluye luminaria estanca fluorescente, un interruptor de luz situado en el interior del módulo y luminaria de emergencia en caso de que faltase corriente eléctrica.

 

PRO19 ARTICULO 9 FOTO 4

 

EVACUACIÓN DE HUMOS Y VENTILACIÓN

El conducto de evacuación de humos cuenta con una salida vertical por cada una de las calderas.

Por su parte, la ventilación superior se realiza en los laterales del cerramiento a través de una rejilla de aluminio anodizado de dimensiones 250x200 mm. Mientras, la ventilación inferior se realiza a través de la planta del cerramiento, por una rejilla perforada que ocupa toda la base del módulo, con una superficie libre de 900 centímetros cuadrados. 

SERVICIO DE MANTENIMIENTO

Un buen servicio de mantenimiento es clave para garantizar que el sistema funcionará de manera óptima. 

En el caso de los rooftop las operaciones de mantenimiento son las mismas que se realizan en las salas de calderas convencionales ya que, independientemente de su ubicación en el edificio, la normativa no diferencia entre unas y otras.

En las operaciones de mantenimiento se realizan las comprobaciones que indica la legislación para cada elemento. Estas comprobaciones quedan reflejadas en el parte de mantenimiento mensual, incluyendo un análisis de combustión de las calderas que permite ajustarlas para que el rendimiento sea el más óptimo posible. La revisión periódica cubre también todos los elementos de seguridad (temostatos, presostatos, válvulas, sistemas de detección) claves para garantizar un funcionamiento correcto y seguro de cualquier instalación.

BUENOS RESULTADOS

Desde el Departamento Técnico de Remica explican que, a día de hoy, la instalación con rooftop representan, aproximadamente, una de cada seis de las obras de actualización que se realizan. Sin embargo, lo cierto es que los edificios de viviendas en los que se implanta este tipo de soluciones es más que positiva.

Al principio es habitual que los habitantes de las viviendas planteen algunas dudas, sobre todo acerca de las repercusiones que puede acarrear trasladar a la cubierta las calderas. Esto se debe a que es una solución técnica todavía desconocida para gran parte de los usuarios finales. 

Las reticencias de las comunidades de propietarios tienen que ver con aspectos como la seguridad (se pregunta, por ejemplo, si la cubierta soportará el peso del rooftop) o si los vecinos de las últimas plantas sentirán temblores y ruidos.

“Los rooftop son soluciones cien por cien seguras y eficientes, e incluyen plataformas antivibratorias que evitan cualquier tipo de molestia en las viviendas”, explican los técnicos de Remica. Por ello, una vez que se explica el funcionamiento y la solvencia de esta tecnología, las comunidades de propietarios comienzan a ser conscientes de las ventajas de este sistema.

Así, por ejemplo, los rooftop pueden beneficiar en aquellos casos en los que las salas de calderas son bastante antiguas y se ubican en un segundo sótano, donde no se permite la instalación de calderas de gas. O cuando el espacio de la sala de calderas es realmente pequeño y no entran las nuevas calderas de condensación. 

Dependiendo del edificio, ubicar las calderas en la cubierta permite recuperar espacios comunes para la comunidad de propietarios y transformarlos en trasteros o darles otros usos comunitarios.

 

PRO19 ARTICULO 9 FOTO 5

 

No obstante, cada caso es diferente, debido a las condiciones específicas del edificio de viviendas. De ahí que haya que hacer un diagnóstico personalizado de la instalación. 

Por ello, antes de proponer cualquier solución, conviene que un consultor energético, como profesional especializado en eficiencia energética de las instalaciones, realice una auditoría energética in situ y, además de las características técnicas de la instalación, escuche las necesidades de la comunidad de propietarios.

Solo así se podrá adaptar el diseño de la nueva sala de calderas –ya sea rooftop o no- a las carencias que realmente presenta cada edificio y cada instalación térmica. 

Un punto que se debe contemplar con especial interés es dónde radican las principales ineficiencias del sistema, las que hacen que se consuma más energía de la necesaria. Y es que, para lograr mayores niveles de confort térmico, es importante explicar a los miembros de las comunidades de propietarios que no se consigue, necesariamente, instalando calderas de mayor potencia.

La gran mayoría de las veces, la solución pasa por complementar la renovación de la sala de calderas con otras medidas, como la mejora del aislamiento térmico, el equilibrado hidráulico de la instalación, la individualización del consumo de calefacción central mediante la instalación de contadores/repartidores de costes y válvulas termostáticas, la gestión energética… y, en general, cualquier medida que evite el derroche innecesario de energía. 

Hacerlo es todo un reto, no solo para el bolsillo de las familias, sino también para la sociedad ya que calentar las viviendas es lo que más energía consume en los hogares europeos.

Concretamente, según un estudio de Eurostat publicado en 2018, los sistemas de calefacción (64,7%) y agua caliente sanitaria, ACS, (14,5%) son los que más energía consumen. Le siguen iluminación y electrodomésticos (13,8%), cocina (5,4%), otros usos (1,3%) y aire acondicionado (0,3%).

 

PRO19 ARTICULO 9 FOTO 6

 

PRO19 ARTICULO 9 FOTO 2

Visto 314 veces
Publicado en REPORTAJE