Buscador

Viernes, 23 Octubre 2020 12:00

Criterios de diseño para maximizar la salubridad en nuevos edificios y remodelaciones integrales de oficinas

PRO24 Articulo 6 Foto 0La pandemia del Covid-19 obliga a replantearse el modo de operar los edificios existentes desde el punto de vista de su salubridad, pero también, a reconsiderar los criterios de diseño que hemos venido empleando hasta ahora para las instalaciones de nuevos edificios de oficinas

 

PRO24 Articulo 6 Foto 1

 

Las instalaciones más afectadas por estos nuevos criterios de salud serán las de climatización, aunque se presentan también orientaciones de tipo arquitectónico y para el resto de instalaciones. En este artículo, desarrollado por un grupo de trabajo de JG Ingenieros, también se indica la aportación que la metodología BIM y las certificaciones ambientales y de bienestar pueden realizar en este objetivo de diseñar nuevos edificios más saludables y resilientes.

 PLANTEAMIENTO ARQUITECTONICO 

En todas las zonas del edificio será esencial mantener una buena limpieza superficial. En relación a los materiales constructivos, son viables todos aquellos a los que se les puede aplicar una limpieza superficial fácilmente, garantizando su conservación. Se recomienda la utilización de materiales antibacterianos (como puede ser el cobre) en aquellos puntos de contacto con el usuario, como pueden ser pomos o barandillas.

Espacios comunes del edificio

Entendemos como espacios comunes aquellos de uso compartido por todos los usuarios del edificio. Forman parte de este conjunto la concatenación de espacios desde la entrada del edificio hasta la entrada a las oficinas. También podemos considerar otros espacios como pueden ser comedores, vestuarios, aparcamientos etc. 

Hasta el momento presente, los recorridos de salida y entrada de un edificio forman parte de los recorridos de evacuación y se han dimensionado para garantizar una evacuación segura de los usuarios. Debemos replantearnos si es necesario que las normas evolucionen, redimensionando estos espacios para que en ningún caso se produzcan aglomeraciones con el fin de proteger también al usuario de posibles contagios en momentos de pandemia. 

Si es posible, el recorrido desde la entrada al edificio a la oficina será exterior o parcialmente exterior, garantizando una ventilación adecuada. Conviene potenciar el uso de escaleras frente a los ascensores.

Deberíamos encontrar también en este conjunto espacios que ofrezcan al usuario alternativas al transporte masivo, como pueden ser aparcamientos de bicicletas y patinetes con módulo de recarga eléctrica o vestuarios que permitan al trabajador aprovechar el trayecto hasta la oficina para practicar deporte. 

Será necesario también re-dimensionar estos espacios comunes (vestíbulos de acceso, vestíbulos de ascensores, salas de espera) para evitar aglomeraciones de personas en ellos.

Respecto a la accesibilidad de los edificios, el objetivo será tratar de evitar al máximo el contacto manual de los usuarios con los diferentes elementos del edificio.

Por ejemplo, para los ascensores se podrá optar, aunque no sea un edificio de muchas plantas y mucho tráfico, por instalar ascensores con preselección de destino o pre-asignación. El sistema de gestión de los ascensores permitirá optimizar los desplazamientos mediante la combinación de datos de tránsito de usuarios, permisos de acceso y consumos energéticos. Se podrá limitar también la carga máxima por ascensor y así limitar su aforo. 

 

PRO24 Articulo 6 Foto 3

 

Espacios comunes de cada oficina

Podemos definir como todos aquellos espacios sirvientes a los usuarios de la oficina, ya sea desde el punto de vista profesional, como pueden ser salas de reuniones, biblioteca, etcétera, o desde el punto de vista físico, como pueden ser los aseos, comedores, espacios de descanso, etcétera. 

La dimensión de estos espacios deberá garantizar en caso de pandemia la separación de 2 metros entre los usuarios. Será necesario disponer de señalética que indique el aforo de cada espacio en condiciones normales y en condiciones de pandemia. 

Al igual que en los espacios comunes del edificio, desde el punto de vista de los acabados, se deberá garantizar la limpieza superficial, enfatizando todos aquellos puntos susceptibles de contacto con el usuario. 

 

PRO24 Articulo 6 Foto 4 

 

Espacios de trabajo individual

Consideramos los espacios de trabajo todas aquellas áreas donde el trabajador permanece mientras desarrolla su actividad laboral. Al igual que los espacios comunes de la oficina, su dimensión deberá garantizar, en caso de pandemia, la separación de 2 metros de cada usuario. 

Con el fin de garantizar la limpieza superficial de cada puesto de trabajo se recomienda realizar las siguientes actuaciones: 

Que cada usuario disponga de un armario cerrado donde dejar los objetos personales al finalizar la jornada laboral. 

Utilización de teclados y ratones inalámbricos que faciliten la limpieza superficial. 

 

PRO24 Articulo 6 Foto 5

 

 INSTALACIONES DE CLIMATIZACION 

Desafortunadamente, la tipología actual del diseño de las oficinas y sistemas de climatización va en contra de las estrategias para evitar el movimiento de partículas entre puestos de trabajo en el caso de virus o bacterias que se transmiten por el aire:

Oficinas diáfanas sin compartimentaciones. Puestos de trabajo sin asignación fija, hot-desking. Oficinas dimensionadas con ocupación de personas a muy alta densidad.

Oficinas con fachadas cada vez más estancas, sin posibilidad de apertura de ventanas.

Difusión de aire de muy alta inducción que favorece la mezcla, pero provoca el cruce de flujos de aire. Caudales de aire que varían en función de la carga, para maximizar el ahorro energético.

Sistemas de ventilación centralizados con retornos/extracciones poco distribuidos. Equipos de climatización por zonas sin independización por personas.

Atenuación acústica con plafones en techo, muy porosos.

Sistemas de recuperación de calor en el aire de ventilación de muy alta eficiencia tipo rueda entálpica, en los que la superficie en contacto con el aire de extracción contacta posteriormente el aire de aportación para transferencia de energía y humedad, pero también de contaminantes.

Necesidad de multitud de espacios cerrados para llamadas, reuniones y videoconferencias con privacidad, de usos compartidos y con continua rotación de uso. Mucha movilidad interior.

Estrategias de mejora de la eficiencia energética por aire de transferencia. Los aseos se ventilan con el aire general de ventilación de oficinas con extracción específica. 

Las consideraciones del aire de extracción de descarga al exterior para oficinas son habitualmente de nivel AE1 (según RITE, bajo nivel de contaminación). Pero si este aire puede tener contaminantes perjudiciales, la categoría a considerar es de AE4 (muy alto nivel de contaminación), lo que conllevaría que la distancia entre descargas de aire y captaciones o aperturas de fachadas se debe incrementar de manera significativa para evitar contaminaciones cruzadas. 

En este contexto, las estrategias que podemos adoptar en el diseño de las instalaciones de climatización de nuevos edificios o reformas integrales, para tener la consideración de covid-free, serán las siguientes:

Compartimentación de espacios 

Los sistemas individualizados permiten la recirculación del aire personalizada. Un despacho cerrado, con su unidad interior de climatización propia, moverá el aire sobre sí mismo, sin afectar los otros espacios, y sea cual sea el sistema de climatización (fan-coil, expansión directa, viga fría) o sistema de difusión. Por ello, las nuevas oficinas que se conceptúen para estar adaptadas a situaciones como la del Covid-19 deben tener en cuenta:

Puestos de trabajo de oficinas

Sistemas que recirculen el aire interior específicos por puesto de trabajo, sea oficina compartimentada o diáfana. En caso de ser diáfana, que permita sistemas de compartimentación con mamparas de alguna tipología. Ello implica instalar tantas unidades terminales de tratamiento de aire como posibles usuarios compartimentados (cada 10 o 12 m2 máximo).

El sistema individualizado permite la regulación de temperatura de forma individualizada, mejorando el confort, la eficiencia energética y la productividad.

Cada posible unidad individualizable deberá tener su aportación de aire de ventilación y su extracción, quedando neutro el espacio de trabajo respecto los colindantes.

Sistema de ventilación con canales completamente separados entre aportación de aire nuevo y extracción, o que se pueda parar en caso necesario.

Sistema que incluya mejora de filtraje de recirculación, sistemas que reduzcan la carga vírica en el ambiente, como la ionización por plasma frío o similares.

Salas de reuniones, puntos de encuentro

Sistemas que recirculen el aire interior con posibilidad de filtraje de alta eficiencia del aire de recirculación (H13). Si se recircula y filtra convenientemente el aire, se recuperará el ambiente de la sala en un tiempo prefijado después de cada uso, y se podrá programar una nueva ocupación en función de ello.

Aportación de aire de ventilación y su extracción en la propia sala, quedando neutro respecto las colindantes.

Sistema de ventilación con canales completamente separados entre aportación de aire nuevo y extracción.

Núcleos de aseos, zonas de recepción, de paso

Sistema de ventilación con aportación y extracción por zonas. En el caso de los aseos, aportación de aire de ventilación en el propio aseo y extracción neutra con las renovaciones necesarias para la correcta ventilación.

Recepción, pasillos y similares con aportación de aire de ventilación y extracción neutras.

Sistemas de recirculación y filtrado del aire HEPA para reducir partículas con posible carga vírica.

Sistemas de climatización que no produzcan turbulencias en el aire de distribución 

Sistemas por desplazamiento: 

La impulsión del aire por el suelo a baja velocidad puede ser una solución que evite turbulencias del aire en la zona ocupada, y minimice la dispersión de partículas. Además, en condiciones normales estos sistemas ya utilizan una gran cantidad de aire para el tratamiento de los espacios, ya que la temperatura de impulsión es más elevada que en los sistemas de techo. Por este motivo, en caso de pandemia, se obtendrían fácilmente unas elevadas renovaciones del aire interior con el simple cierre de la compuerta de recirculación del climatizador, pasando a ser un equipo 100% aire exterior.

Puestos de trabajo en espacios cerrados o diáfanos: los sistemas por desplazamiento pueden ser controlados por una única sonda de temperatura o varias conectadas a reguladores VAV. Este sistema se adapta perfectamente en espacios abiertos donde la carga latente es reducida, e impulsar a temperaturas más elevadas no implica un aumento excesivo de la humedad.

En las salas de reuniones, utilizar sistemas por desplazamiento requerirá de reguladores VAV en cada una de las salas para regular la temperatura. Es posible que una alta densidad de ocupación durante un periodo prolongado pueda aumentar la humedad interior.

Sistemas radiantes: 

Los sistemas de techos radiantes son óptimos para la climatización de espacios, tanto por las consideraciones acústicas como por el reducido movimiento de aire. 

 

PRO24 Articulo 6 Foto 6

 

olamente se debe aportar aire de ventilación y esto se podría hacer a baja velocidad. El condicionante principal, además del precio ligeramente superior a otros sistemas, es que se requiere utilizar casi la totalidad de la superficie de techo para la colocación de las placas radiantes, con la rigidez en cuanto a flexibilidad que puede suponer.

En los puestos de trabajo tanto en espacios cerrados o diáfanos, los sistemas radiantes tienen la gran ventaja que no provocan movimientos del aire interior ni flujos cruzados, favoreciendo que las posibles partículas decanten, se depositen sobre las superficies, sin llegar a los otros puestos de trabajo. Con la adecuada distancia entre puestos de trabajo o bien pantallas, el intercambio de partículas queda muy limitado.

Siempre se deberá introducir una conveniente ventilación (aportación de aire exterior de renovación), con la temperatura más neutra posible, así como distribuida hasta los diferentes puestos de trabajo. La misma estrategia se deberá seguir para la extracción, que se deberá realizar localmente y con el caudal equivalente a la aportación.

En las salas de reuniones, los sistemas radiantes en espacios con una elevada ocupación pueden no funcionar correctamente si no están bien dimensionados, y pueden llegar a provocar condensación de vapor de agua en superficie, provocando focos de hongos o proliferación de bacterias.

 

PRO24 Articulo 6 Foto 7

 

Para evitar esto, la ventilación (aire exterior) debe ser suficiente para extraer la totalidad de la carga latente del espacio tratado. Los sistemas de ventilación variable con sonda de calidad de aire resuelven esta problemática.

Situación rejas de extracción: 

Las rejas de extracción se podrían situar encima de los puestos de trabajo para que estén cerca de los puntos de propagación.

Situación de rejas de aportación de aire de ventilación: 

Uno de los problemas que se ha comentado anteriormente es que los sistemas de elevada inducción pueden esparcir el virus emitido por una persona en toda la habitación. Los difusores rotacionales, rejillas y toberas ampliamente utilizados actualmente, en parte por la gran inducción del aire del espacio, pueden no ser los mejores aliados en este caso. Por ello, la aportación del aire de ventilación se promoverá con elementos de muy baja inducción, seleccionados a baja velocidad y distribuidos en la inmediatez de cada uno de los puestos de trabajo.

Diseño de los sistemas de tratamiento de aire

Climatizadores: 

El diseño de los climatizadores debe incluir ciertas medidas que podrán ayudar en caso de pandemia:

Dimensionar los equipos a baja velocidad en el paso por batería y seleccionar ventiladores holgados en caudal y presión. Además de mejorar considerablemente el consumo energético de los mismos durante el funcionamiento normal, permitirá aumentar considerablemente el caudal de aire con facilidad en caso de necesidad, sin tener que hacer ninguna actuación especial, así como poder instalar filtros de mayor eficacia en caso de requerir mayor retención de partículas.

Seleccionar la potencia de las baterías de frío y calor para equipos con recirculación de parte del aire de retorno como si fueran unidades 100% aire exterior.

Utilizar recuperadores de calor sin posibilidad de bypass.

Instalar los ventiladores de manera que el recuperador esté en depresión permanentemente, para evitar cualquier bypass residual.

Instalar lámparas UV en las baterías de condensados y en los filtros de extracción, que se utilizan para inertizar los virus y bacterias allí retenidos.

En climatizadores con recirculación de aire se pueden incorporar filtros foto catalíticos (ionización de plasma frío), que permitirán eliminar virus y bacterias de todo el aire del local cuando esté funcionando de manera habitual.

Unidades terminales: 

Los elementos terminales del tipo fancoil, unidades autónomas VRV, etc., pueden incorporar filtros de ionización de plasma en frío. 

 

PRO24 Articulo 6 Foto 9

 

En el office

Grifería con accionamiento fotoeléctrico

Dispensadores de jabón y gel hidroalcólico con accionamiento fotoeléctrico

Secadores de manos o dispensadores de papel eléctricos con accionamiento fotoeléctrico

Instalaciones de comunicaciones y seguridad. Tecnología smart

Será imprescindible conocer en tiempo real las condiciones de operación de los distintos sistemas y espacios del edificio, para lo que habrá que incorporar un conjunto de soluciones y aplicaciones tecnológicas Smart. La mayoría de estas soluciones son “plug and play” y de fácil instalación en edificios existentes. Se pueden considerar las siguientes:

Control de acceso de aparcamiento con lector de matrículas.

Gestión del aparcamiento, reservando plazas libres entre dos vehículos contiguos. 

Control de accesos peatonal con reconocimiento facial y apertura automática de puertas. 

Control de accesos de proximidad, sin contacto, como alternativa al anterior sistema.

Control de cumplimiento de higiene de manos (dispensador de gel con sensores y contadores) en los accesos principales y desde el aparcamiento.

Señalización y comunicación digital: Pantallas de contenido actualizables y dinámicas que permiten la interacción digital con el usuario del edificio para facilitar información sobre las condiciones de funcionamiento del edificio.

Posicionamiento interior de personas: para conocer recorridos de personas que pudieran ser diagnosticadas posteriormente como positivas. 

Análisis de vídeo inteligente: permite analizar vídeos y extraer datos específicos como el comportamiento, estado de salud (análisis termográfico) y actitudes de las personas grabadas. 

Conteo de personas: control de la afluencia de personas y ocupación de ciertos espacios. 

Reserva de salas y/o espacios de trabajo individuales.

Asistentes virtuales (Siri, Alexa).

Limpieza de espacios según ocupación: gestión de las tareas de limpieza teniendo en cuenta las zonas más frecuentadas y salas ocupadas. 

Sistema de gestión de la recogida de residuos: gestión de la recogida de residuos según el grado de llenado de los contenedores. 

Monitorización de la calidad ambiental interior en tiempo real (T, HR, CO2, VOC, PM).

 

PRO24 Articulo 6 Foto 10

 

Control de la calidad del agua en tiempo real para la prevención de legionella: sólo para instalaciones con torres de refrigeración.

Sistema informático de gestión y seguimiento del mantenimiento.

Robots que patrullan por el recinto de forma autónoma, con funcionalidades como reconocimiento facial, detección de gases nocivos, identificación de ruidos anormales, alarma de incendios, análisis de comportamiento, lectura de matrículas, cámara termográfica, etc.

Taquillas multiservicio ubicadas en el hall o aparcamiento del edificio que funcionan como punto de recogida de servicios y paquetes para empleados y ocupantes del edificio

Taquillas electrónicas modulares para almacenar objetos y carga de dispositivos electrónicos personales con una variedad de métodos de acceso diferentes.

 

PRO24 Articulo 6 Foto 11

 

Gestión de la instalación

Motorización ventanas: 

En edificios de nueva construcción se pueden motorizar ventanas y ser gobernadas desde el sistema de gestión. Esto permitiría reducir la demanda energética en condiciones normales, cuando la temperatura exterior sea favorable para ello, y aportar una ventilación adicional en caso de pandemia. 

Sistema de gestión: 

En general, incluir cuantos más elementos de monitorización y gestión sea posible permitirá una mejor adaptación de las instalaciones de climatización en el caso de pandemia. Climatizadores, ventiladores, compuertas, ventanas, etc., serán elementos que deberán ser readaptados en caso de urgencia, de modo que tener una mayor monitorización y control sobre todos los elementos, permitirá acciones más eficaces.

Building Information Modelling

En todos los nuevos proyectos o remodelaciones integrales es muy conveniente realizar el proyecto en BIM, para tener tanto el modelo en 3D del edificio como los datos técnicos de todos los elementos constructivos del mismo.

El uso de la metodología BIM no solo se limita al registro de equipos, materiales y el desglose de información. Para cumplir estándares relacionados con la calidad del ambiente interior, la metodología BIM nos permite llevar a cabo una planificación adecuada de los sistemas de impulsión y extracción de aire reduciendo los focos de contaminación y mejorando el confort interno. 

El uso del BIM permite, gracias a la cantidad de información que incorpora de cada producto y al modelado detallado, comprobar la eficacia que pueden tener ciertas remodelaciones de los espacios o instalaciones del edificio de antemano, teniendo en cuenta las condiciones climáticas de la zona, la orientación del edificio y las obstrucciones existentes en el entorno, permitiendo así encontrar la solución óptima de la forma más rápida posible en caso de situaciones de emergencia.

Certificaciones ambientales y de salud y bienestar

Las certificaciones ambientales como LEED y BREEAM o las certificaciones de salud y bienestar como WELL nos permiten conseguir una gran mejora de la calidad de los espacios en los que invertimos la mayor parte de nuestra vida diaria. Aunque ambas certificaciones tienen criterios muy similares, las certificaciones ambientales pretenden conseguir un ahorro de energía que deriven a la mejoría de la calidad de un inmueble, mientras que las certificaciones de salud y bienestar pretenden incorporar medidas para generar un confort y bienestar generalizado de los ocupantes del edificio. 

Estas certificaciones recogen algunas de las soluciones y actuaciones mencionadas anteriormente, por lo que edificios con dichas certificaciones ya han realizado un primer paso en materia de prevención de riesgos de infección y allanan el camino para combatir la propagación de virus en los entornos de trabajo. 

 

PRO24 Articulo 6 Foto 13

 

PRO24 Articulo 6 Foto 2

 

 

Visto 81 veces