Jueves, 30 Junio 2022 12:48

El pilar de un Smart Building: la plataforma de integración

PRO34 Articulo 10 Foto 0La presencia de tecnología en los edificios no ha parado de aumentar en los últimos años. Según datos de Gartner, la automatización en los edificios aumentó en un 42% durante el 2020

 

PRO34 Articulo 10 Foto 1

 

Según datos de Gartner, la automatización en los edificios aumentó en un 42% durante el 2020. Cada vez son más las empresas que ofrecen soluciones o servicios que permiten controlar, optimizar, automatizar y monitorizar las diferentes variables y procesos que suceden en nuestros edificios.

Sin embargo, la tendencia que predomina en este tipo de soluciones es la de trabajar de forma aislada y en silos, con sistemas cerrados y propietarios. Sobre todo en cuanto a comunicación y procesado de datos. 

Desde el punto de vista de la propiedad, del gestor del edificio y del usuario final, gran parte del potencial asociado a las soluciones tecnológicas desplegadas en los edificios (hasta un 74% según un estudio de McKinsey de noviembre de 2021) depende de la interoperabilidad entre estos sistemas. Esto hace que habilitar la interoperabilidad entre sistemas sea un aspecto crítico en todo Smart Building.

Sus tres vertientes son principales son:

1. Interoperabilidad técnica, entendida como la capacidad que tienen los sistemas de comunicarse a través de una infraestructura física de comunicación para transmitir y recibir información.

2. Interoperabilidad sintáctica, entendida como la existencia de un modelo estándar de información y estructuras de datos comunes que permitan compartir información y datos de forma global.

3. Interoperabilidad semántica, entendida como un lenguaje común compartido por los sistemas del edificio que permita abstraer y desvincular la información de la marca/modelo/proveedor de cada solución tecnológica o sistema.

PRO34 Articulo 10 Foto 3La solución a este problema es desarrollar, sobre la capa de infraestructura y sistemas del edificio (BMS, CCTV, Control de accesos, Seguridad, gestión de la energía, sensores y actuadores, etc.), un nuevo sistema que se integre de forma bidireccional con la tecnología existente en el edifico y sea capaz de estandarizar y abstraer los datos obtenidos a través de las integraciones. A este nuevo sistema se le llama Plataforma de Integración o Sistema Operativo del Edificio (BOS por sus siglas en inglés). Algunos de los beneficios de disponer de una plataforma de integración son:

Facilitar la comprensión del funcionamiento global del edificio y su gestión de forma centralizada.

Optimizar y automatizar procesos.

Mejorar la experiencia de usuario permitiéndole interactuar con todo el edificio y aportándole información de valor.

Aumentar la eficiencia y productividad del edificio.

El diseño conceptual de la plataforma de integración se muestra en la Figura 1. En la capa más inferior, y como punto de partida, está la infraestructura propia del edificio. En esta capa se encuentran los diferentes sistemas desplegados en el edificio, tanto a nivel de hardware (sondas de calidad ambiental, cámaras de CCTV, contadores, tornos de control de accesos, etc.) como software (BMS, software de control de accesos, software de reservas, etc.). Esta capa no forma propiamente parte de la plataforma de integración, pero es imprescindible puesto que se construye sobre ella. La siguiente capa es la capa de conectividad. 

Esta capa es la encargada de comunicarse, de forma bidireccional, con todos los sistemas y la tecnología existentes en el edificio. También es la responsable de la estandarización y abstracción de los datos. El grado de interoperabilidad entre sistemas depende de la correcta implementación de la capa de conectividad, con lo que es una de las partes más críticas de la plataforma.

El resto de las capas de la plataforma de integración corresponden al resto de servicios asociados a un Smart Building (automatización de procesos, visualización de datos, gestión del gemelo digital, algoritmos de inteligencia artificial y aprendizaje automático, etc.) dependen de y se construyen sobre esta capa de conectividad, tal y como se muestra en la Figura 1.

Por último, y para evitar volver a caer en el diseño de un sistema cerrado, la plataforma de integración debe ofrecer una serie de interfaces que permitan la integración y explotación de los datos por sistemas de terceros. Haciendo una analogía con un ordenador, la plataforma de integración del edificio es el equivalente al sistema operativo de un ordenador. Por un lado, es la encargada de comunicarse con la infraestructura, sistemas y tecnología del edificio. Por otro lado, sirve como base sobre la que desarrollar nuevas aplicaciones que interactúen con el edificio o que utilicen los datos estandarizados que se recogen del mismo.

A modo de ejemplo, una de las aplicaciones que se puede desarrollar de forma sencilla a través de la plataforma de integración es un gemelo digital vivo e interactivo basado en un modelo BIM. Por un lado, tal y como se puede apreciar en la Figura 2, se puede mostrar en tiempo real la información aportada por cada uno de los sistemas del edificio integrados en la plataforma. En el caso de la Figura 2:  ocupación de las salas, alertas de mantenimiento y condiciones ambientales de los espacios. 

 

PRO34 Articulo 10 Foto 4

 

Por otro lado, desde el modelo BIM y a través de la plataforma se puede interactuar con los sistemas del edificio tal y como se muestra en la Figura 3. Desde el modelo BIM se pueden reservar recursos, crear tickets de mantenimiento, cambiar las condiciones ambientales de los espacios, etc. Visualizar el estado del edificio de forma global en tiempo real o los históricos de las variables de interés en un panel de control tal y como se muestra en la Figura 4 también pasa a ser una tarea trivial.

 

PRO34 Articulo 10 Foto 5

PRO34 Articulo 10 Foto 6

 

Si bien es cierto la implementación de la plataforma de integración aporta grandes beneficios, también es cierto que su implantación no es sencilla. La mejor estrategia, mostrada en la Figura 5, es:

Definir el alcance que se desea que tenga la plataforma de integración en el edificio o edificios. Qué zonas del edificio o edificios se desea cubrir con la plataforma y qué sistemas y tecnologías.

Lanzar una prueba piloto en un subconjunto de las zonas identificadas en el apartado anterior. Puede ser una planta o una serie de espacios dentro de una planta. Con la prueba piloto en marcha, detectar los errores y problemas de configuración de la plataforma.

Ampliar el alcance de la plataforma a todas las zonas del edificio o edificios recogidas en el primer paso.

 

PRO34 Articulo 10 Foto 7

De este modo el proceso de implantación de la plataforma de integración se simplifica y se hace mucho más manejable. 

En conclusión, la plataforma de integración es necesaria en todo Smart Building para sacar el máximo potencial de la tecnología desplegada en los edificios habilitando la interoperabilidad entre las distintas soluciones. Es una pieza clave puesto que permite a todos los servicios existentes en el edificio trabajar al unísono. Pero lejos de ser el final del camino, gracias a las interfaces de conectividad y comunicación que ofrece y a sus posibilidades de integración con otros sistemas, es la puerta de entrada al edificio del futuro. 

 

 

PRO34 Articulo 10 Foto 2

 

Visto 596 veces
Save
Cookies user prefences
We use cookies to ensure you to get the best experience on our website. If you decline the use of cookies, this website may not function as expected.
Aceptar
Rechazar
Política de Cookies
Cookies_web