Jueves, 30 Junio 2022 12:43

El futuro de la energía sabe a agua

PRO34 Articulo 8 Foto 0Ya hace muchos años que en el mundo moderno se habla del hidrógeno y de sus virtudes “sanadoras”

 

 

PRO34 Articulo 8 Foto 1

 

Esta fuente de energía absolutamente inagotable que se puede obtener de forma totalmente limpia, fue descubierta por Henry Cavendish en 1766 y han tenido que pasar más de 250 años para encontrarnos de repente, en una carrera contrarreloj, para evitar la generación de dióxido de carbono (CO2) como resultado de utilizar fuentes de energía fósiles.

Elemento causante en gran parte del efecto invernadero, activador de la descongelación de los polos y del aumento de la temperatura del planeta.

Recientemente oímos hablar del hidrógeno como el salvador de nuestros males, como el camino que debemos seguir para salvar la tierra. Dejando aparte la complejidad de la producción y sobre todo del peligro del almacenamiento, pues se guarda a mucha alta presión (800-200 bares), el hidrógeno requiere energía para su transformación. 

Lo bueno del caso, es que esta energía la podemos producir mediante electricidad proveniente de generadores no contaminantes! No generamos CO2, y al convertirlo en electricidad de nuevo por su utilización, la única emisión es agua! 

Pero no solo tenemos la ventaja de no contaminar al producir hidrogeno, y al consumirlo, sino que podemos acumular y almacenar esa energía en tanques o depósitos para su posterior utilización, y/o enviarlo mediante tubería al punto que se requiera. 

Hasta no hace demasiado, el hidrógeno tenía sólo aplicaciones industriales como la producción de amoníaco, generación de aceites orgánicos comestibles, alcoholes, fibras sintéticas, etc. Como su consumo era bajo, podíamos permitirnos el lujo de generarlo a base de quemar gas o combustibles fósiles. Sin embargo, en el momento en que lo podemos almacenar para mover un coche, autobús, barco o incluso para dar servicio doméstico, es necesario generarlo para almacenarlo mediante energías renovables para que sea sostenible. Para hacernos una idea, la producción de hidrogeno en el mundo a día de hoy, solo 2Mt provienen la de electrolisis (electricidad y agua), el resto proviene de la quema de combustibles fósiles, 24Mt de gas natural, 15Mt del petróleo, y 9Mt del carbón.

¿Tenemos pues la solución para la energía del futuro? ¿Qué nos ofrece en realidad el hidrógeno?

  • No produce CO2.
  • Su suministro es ilimitado.
  • Fácil de almacenar y transportar.
  • Producción local sin depender de comunidades vecinas.

Parece que hablamos de una energía sin precedentes. El hidrógeno no sólo lo veremos en el mundo del transporte, sino que podremos encontrarlo en cualquier entorno de necesidad energética como oficinas, centros de producción, centros comerciales o nuestro propio hogar. Su facilidad de almacenamiento y transporte hace del hidrógeno una alternativa segura para el planeta y sus habitantes. Huimos de quemar petróleo, gas o carbón que aparte de ser materia finita, es muy contaminante. Huimos también de utilizar la energía nuclear, que es claramente limpia, pues no contamina directamente, pero no hace falta que mencionemos las problemáticas que tiene con sus residuos, ni mucho menos que ocurre si hay un escape de material radioactivo... Quizá las aplicaciones que tenemos hoy en día son un poco limitadas y en estado muy vegetativo de producirse en masa, no obstante, hay muchas aplicaciones interesantes que pueden representar el inicio de un gran cambio, como son las carretillas de transporte en las fábricas, los grupos electrógenos, y los primeros vehículos ya a la venta como el Toyota, Hyundai, Honda, BMW o Jaguar.

 

PRO34 Articulo 8 Foto 3

 

Según expuse en el segundo congreso de ingeniería de instalaciones en Barcelona que se organizó en mayo del 2022, he tenido la oportunidad de participar en la primera hidrogenera verde de carácter comercial en España para dar servicio a autobuses del sector público precisamente en Barcelona. Las dificultades que han surgido han sido innumerables, empezando por el simple hecho de que la normativa propia (ITC ICG 05 del reglamento de gases combustibles) sólo regula aspectos administrativos. Por cuestiones técnicas, el reglamento remite a la norma ISO 19880-1:2020, que trata de focalizarse en dar importancia a las evaluaciones de riesgo que debe realizarse para diseñar la instalación. Un marco conceptual diferente al de una norma exclusivamente prescriptiva, que es lo que solemos encontrarnos.

Las dificultades normativas, de ejecución e implantación se irán apaciguando, y todas las posibles dudas o carencias informativas que hay ahora, con los años, se irán desvaneciendo. Del mismo modo, el coste prohibitivo que tiene a día de hoy construir una hidrogenera, o comprar un autobús, coche o cualquier equipo que consuma hidrógeno, con el tiempo se irá poniendo a precio de mercado, pues es evidente que la sostenibilidad no es realmente sostenible si no tiene un precio que se asimile a la alternativa que tengamos, en este caso contaminante.

Sobre la dificultad técnica, es cierto que veremos en los próximos años incidentes relacionados con ejecuciones de hidrolineras o suministro de equipos que estallarán debido a la alta presión del almacenamiento. No obstante, y con la esperanza de que no sean accidentes graves, la tecnología ganará la partida a la dificultad, y seguiremos adelante, pese a las incidencias. Pongo como ejemplo la hidrolinera noruega que en el 2019 estalló, y ello provocó la paralización de entregas del Toyota Mirai temporalmente…

 

PRO34 Articulo 8 Foto 4

 

El proyecto realizado en Barcelona, se trata de una hidrogenera, es decir, que generamos el hidrogeno en la planta, para suministrarla en surtidor en la misma parcela. El proyecto se promovía a petición en concurso de TMB y se ejecutaba por IBERDROLA, considerando el suministro de hidrogeno en primera fase a 8 autobuses, con el fin de poder suministrar durante el 2025 a 60 autobuses.

Existen 3 zonas claramente diferenciadas; 

  • Dispensado
  • Almacenamiento
  • Generación

Todo ello construido con elementos tipo container con el fin de poderlo substituir o cambiar de ubicación en caso necesario, y protegido por muros de alta resistencia en caso de explosión.

Y nos preguntamos; ¿cuándo tardaremos en ver el hidrógeno de forma habitual?

La pregunta que nos hacíamos hace más de 10 años con los coches eléctricos... aunque en este caso, la transición al coche eléctrico habrá sido un somero paso al salto hacia el hidrógeno. Hay muchas empresas realizando grandes inversiones para poner en funcionamiento sistemas o ciudades basados en la generación de energía eléctrica mediante fuentes renovables, y almacenando la energía transformada en hidrógeno como único sistema energético. Éste es el caso de “Woven City”, ciudad promovida por Toyota en Japón en la que se pondrá a prueba, entre otras tecnologías como la Inteligencia Artificial o la Robótica, el funcionamiento circular del hidrógeno.

Por parte de los gobiernos, la propia comunidad económica europea, así como sus estados miembros, están incentivando a través de los fondos Next Generation con sustanciosas ayudas a la creación por parte de la empresa privada muchos proyectos relacionados con esta tecnología. Es decir, lo tenemos claro, es la energía de las generaciones futuras, y parte de la solución del cambio climático de nuestro planeta.

Concluimos, pues, que hemos encontrado un sistema de energía, que nos ayudará a sanar el planeta, y que las generaciones futuras agradecerán nuestro esfuerzo en implementarlo. ¿El siguiente paso? Invertir, invertir e invertir en esta tecnología!

 

PRO34 Articulo 8 Foto 5

 

PRO34 Articulo 8 Foto 2

Visto 555 veces
Publicado en OPINIÓN, AGUA, RENOVABLES
Save
Cookies user prefences
We use cookies to ensure you to get the best experience on our website. If you decline the use of cookies, this website may not function as expected.
Aceptar
Rechazar
Política de Cookies
Cookies_web